miércoles, 11 de julio de 2012

Zíngara: Buscando a Jim Morrison. Salva Rubio.


SALVA RUBIO.



ZÍNGARA: BUSCANDO A JIM MORRISON.



18.

What was that promise that you made?


Por favor, que alguien apague el sol.


Y de paso, decidle al elefante que levante


la pata de mi cabeza.


¿Me oís? ¿Hay alguien? ¿Estoy hablando?






¿Estoy vivo?


Pues hacedme un favor.


Rematadme.


A ver. Vamos a repasar.


Me llamo Jaime, creo.


Vivo en una casa desde hace casi quince años. Mi padre es militar, a mi madre le entusiasma colocar figuritas, y a mi, lo que más me gusta es pasarme el día leyendo en la biblioteca, pero de vez en cuando hay una chica que me incordia con la música.



Mmm… voy recordando.








PD: Leo el título del capítulo. TH. Julio 2012.


Siempre nos quedará Paguí

Abanderados



Te pregunto si te gusta que Nadal sea el abanderado de la selección española.

Me miras de reojo y no me contestas, me insinúas que no vas a hacerlo porque es una pregunta trampa. Pero yo no tengo nada que hacer esta tarde y disfruto molestándote mientras te hiperconectas con tu cibermundo.

Insisto y te pido que me contestes.


 
¿Sabes lo que pienso? Pienso que la abanderada deberías ser tú, que deberías de llevar la bandera mientras nadas en el Támesis rodeada de medusas. También pienso que a ti no te gusta que Nadal sea el Abanderado.


Te digo que no es posible, porque en el Támesis no hay medusas.

 
Me dices: ¿Tú has nadado en el Támesis?... Y sigues a la tuyo.



TH. Julio de 2012.



PD: Cada día eres más canalla.

PD: Y preferiría que el abanderado fuera alguien que no lo ha ganado todo, un atleta, el equipo de natación sincronizada, una nadadora… No sé, alguien que no sea siempre el primero… para variar.

Guía del autoestopista galáctico. Douglas Adams.



GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO. DOUGLAS ADAMS.

ANAGRAMA. Colección compactos.

Recomendación: Sólo para frikys.

Hay libros que encontramos y libros que nos encuentran.

 
En los remotos e inexplorados confines del arcaico extremo occidental de la espiral de la galaxia, brilla un despreciable sol amarillento.

En su órbita, a una distancia aproximada de ciento cincuenta millones de kilómetros, gira un pequeño planeta totalmente insignificante de color azul verdoso cuyos pobladores, descendientes de los simios, son tan asombrosamente primitivos que aún que los relojes de lectura directa son de muy buen gusto.

Este planeta tiene, o mejor dicho, tenía el problema siguiente: la mayoría de sus habitantes eran infelices durante casi todo el tiempo. Muchas soluciones se sugirieron para tal problema, pero la mayor parte de ellas se referían principalmente a los movimientos de pequeños trozos de papel verde; cosa extraña, ya que los pequeños trozos de papel verde no eran precisamente quienes se sentían infelices.

PP 9.


 
La guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas

 
Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de Jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta en la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, el tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia.

PP 33.

Final de copa


Hemos elegido, ver el partido juntos. Formamos un trío peculiar. Tú entiendes de fútbol pero no ves nada porque tu visión es muy mala, y mamá y yo, vemos más o menos bien pero no entendemos nada de nada. Pero estamos ahí, sentadas frente a la tele con la bufanda al cuello y animando a la selección.

No sé muy bien cual es nuestro cometido… ¿animar a la selección o desesperarte a ti?

Gritamos gol, aplaudimos a Iker, le decimos que le queremos más que Sara, y te señalamos las grandes jugadas. También decimos de vez en cuando, eso es penalti, o árbitro eso no es fuera de juego.

Tú nos preguntas si están jugando al estilo Barsa… No sé, te digo… la tocan todo el rato, me pone nerviosa.

De vez en cuando te levantas a mirar el tiempo, te acercas mucho a la tele para ver los números.

Nos has dicho que no aplaudamos si no meten gol… es que me despisto, añades.

 
Me gusta la sensación, ver como gana la selección, estar contigo… Pareces contento, sabes de sobra que no entiendo una patata de este deporte, pero te da igual, me dices que te traigo suerte… Y eso me gusta, me gusta pensar que a ti te sigo dando suerte.

 
4- 0. España gana…

 
Eso es lo que yo quiero. Meter un día 4 goles.



TH. Julio 2012.